El coworking y sus beneficios fiscales

El trabajo cooperativo, coworking o trabajo compartido ya no es una mera tendencia. Cada vez más profesionales en el mundo apuestan por el coworking. Es una modalidad más de trabajo, que permite a profesionales independientes, así como a pequeñas y medianas empresas, e incluso muchas multinacionales ,compartir el mismo espacio de trabajo.

Para quienes no conocen esta modalidad paso a explicar un poco en que consiste y cuáles son sus beneficios que son muchos y que la mayoría desconoce, sobre todo los beneficios fiscales.

¿cómo funciona el coworking?

Normalmente cada espacio de coworking tiene unas normas de convivencia estipuladas, con el fin de asegurar el buen ambiente entre sus miembros, tanto profesional como personal.

Para ello, existe la figura de un/a gestor/a, máximo responsable de las tareas administrativas, así como de garantizar que se respeten las normas de convivencia del centro de coworking y afianzar el sentimiento de pertenencia de su comunidad.

¿Qué servicios de coworking son imprescindibles?

Existen unos requisitos o ventajas indispensables para que un espacio de coworking cumpla con los estándares de calidad.

  • En primer lugar, las instalaciones. Que estas son amplias, si tienen luz natural y buena iluminación y si se respira un buen ambiente laboral.
  • En segundo lugar, dale importancia a la ubicación. Esta debe ser en una zona muy bien comunicada de tu localidad.
  • En tercer lugar, la flexibilidad horaria. Así, el coworking que elijas no debe de tener un horario restrictivo, pues debe ser acorde con la flexibilidad tan característica del autónomo. En Spacio365, nuestro coworking está disponible las 24 horas del día, los 365 días del año.
  • En cuarto lugar, los suministros calidad. Es decir, una óptima conexión a Internet, un servicio técnico eficiente y todos aquellos servicios que garanticen el éxito de la actividad de sus integrantes, como: el agua, la electricidad y el gas, la telefonía, entre otros.
Foto de Yolk CoWorking – Krakow en Unsplash

Ahorra trabajando en un coworking

Pongamos como ejemplo el caso de un autónomo que factura 2.000€ al mes. En Spacio365, puede alquilar un puesto de coworking por 100€ al mes. Trabajar en casa supone que va a tener más gastos en electricidad, climatización o calefacción. Pongamos el caso de que antes de la subida tuviese un gasto de 80€, que ahora puede haber pasado perfectamente a 120€. Eso sin poner aire acondicionado o calefacción. En este segundo caso se puede disparar alrededor de los 200€ al mes. Con los costes energéticos disparados en estos momentos, trabajar en casa en invierno supondrá un gasto extra para muchos autónomos que trabajan en casa. Pero a nivel fiscal este autónomo como gasto no se puede deducir los 200€ al mes, sino solo un 30%.

Pero eso no es todo, sino que además primero hay que aplicar el coeficiente de la parte afecta a la actividad económica, que lo declaramos cuando nos damos de alta en Hacienda. Si dedicamos un 20%de la vivienda a nuestra actividad económica y añadimos otros gastos como la conexión a internet, el gas, como mucho serían unos 300€, es decir, que sólo 60€ que es el 20% del total de la vivienda. A esos 60€ le aplicaríamos el 30% de gastos de suministros, por lo que sólo podríamos imputar como gasto 18€ al mes.

De los 2.000€ que factura, trabajar en casa en los meses de invierno o verano, que es cuando sube el consumo eléctrico, le supone un coste mínimo de 80 euros extra, pero fiscalmente solo puede deducir 18€. La realidad es que trabajar en casa no le interesa al autónomo.

Con el Coworking evitas el exceso de gasto de suministros en casa y además te lo puedes desgravar al 100%.

Coworking, una oficina con grandes beneficios

Los gastos asociados a estar toda la jornada laboral en casa, es uno de los mayores problemas a los que tienen que enfrentarse los autónomos, freelance y todos aquellos que trabajan en casa.

Esto se “compensa” con la deducción de gastos de suministros, pero con la subida de los gastos energéticos, la realidad es que para muchos alquilar un espacio en un coworking puede salir más rentable que quedarse a trabajar en casa.

La razón principal, no es otra que la desigualdad en el tratamiento fiscal de ambos gastos. Con el incremento de los costes de electricidad, calefacción o mantener una línea de Internet apenas nos podemos desgravar una parte ínfima de esos gastos, mientras que el coste del coworking supone un gasto deducible al 100%. La Dirección General de Tributos ha declarado recientemente que es posible deducir los gastos que se generen por el desarrollo de una actividad en un espacio de coworking. Esta consulta se refiere al IRPF, pero los expertos consideran que las conclusiones también son extrapolables al IVA.

Hacienda y los beneficios fiscales del coworking

Si te estás preguntando qué plantea menos problemas con Hacienda, si trabajar desde casa o apostar por un centro de coworking, has llegado al lugar adecuado. En Spacio365 te explicamos todos los gastos que puedes deducirte si trabajas en un coworking y qué requisitos te exige Hacienda, para obtener estos beneficios fiscales.

Es decir, hemos pagado al año 1.200€ que nos deduciremos y obtendremos una reducción en el siguiente ejercicio. La Dirección General de Tributos que la deducción de la cuota del coworking (que incluye tanto el alquiler del espacio, como los servicios adicionales antes comentados) está condicionada, en primer lugar, a su correlación con los ingresos. Es decir, que dicho gasto sirva al empresario o profesional para obtener ingresos. Y es que, cuando no exista dicha vinculación entre el gasto y los ingresos obtenidos, Hacienda podrá negar su deducción.

Por este motivo, el Fisco ha negado en algún caso la deducción de los gastos, a empresas o profesionales que no obtenían ingresos.   V0656-19 de la D.G.T.

REQUISITOS

La Agencia Tributaria no plantea ningún problema a la deducción del gasto de la cuota del coworking, siempre que el profesional en cuestión cumpla con los requisitos.

  • El pago por el alquiler de un despacho en un centro de negocios o coworking es deducible siempre y cuando esté destinado al ejercicio de la actividad económica
  • La actividad debe estar sujeta al régimen de estimación directa.
  • Por último, para considerarlo como gasto deducible:
    • Debe producirse durante el ejercicio de la actividad
    • También debe servir para la obtención de los ingresos de la actividad.
    • Es importante que esté correctamente justificado con factura original y correctamente contabilizado.

De hecho, según Hacienda trabajar desde un coworking es una opción fiscalmente menos problemática que trabajar desde casa. 

“Con este planteamiento, el gasto que se produce a la consultante por el pago del importe del alquiler del despacho en un “centro de negocios”, alquiler destinado al ejercicio de su actividad y que incluye los servicios adicionales necesarios para el desarrollo de la misma, tendrá la consideración de deducible en la determinación del rendimiento neto de su actividad profesional, pues debe entenderse producido tal gasto en el ejercicio de la actividad.”

DESCUENTOS POR PERMANENCIA!!

X